Renault Megane Sport Tourer 1.5 dCi EDC 110 cv: Prueba [VÍDEO]

Sábado 14/01/2012 por M.A

Renault Megane Sport Tourer 1.5 dCi EDC 110 cv : Prueba. Durante décadas en Europa la tendencia ha ido siempre al contrario de EEUU. Mientras en el viejo contienente las cajas de cambio automáticos no tenían el mas mínimo interés, la proporción de cajas manuales en el nuevo mundo era exactamente la contraria. Más del noventa por ciento de los vehículos en europa se comercializaban con cambios manuales dejando el automático a un sector minoritario, mientras que en EEUU era todo lo contrario. Desde poco antes de la mitad de la década pasada esto está cambiando con la llegada de las cajas de cambio de doble embrague.

El Grupo Volkswagen rompió el mercado de las cajas de cambio con la inclusión de su fabulosa DSG, desarrollada y fabricada por Getrag. El éxito de este caja de cambios automática se ha debido a su rapidez, suavidad y eficiencia de funcionamiento que hace que la conducción con un cambio manual parezca algo arcaico. Todas las marcas han empezado a introducir estas cajas de cambio, de hecho la mayoría ha optado por las de Getrag como el caso de Ford o Renault.

Para esta ocasión hemos tenido la oportunidad de probar la caja de cambios que Renault denomina EDC, y que es una caja de cambios de doble embrague en seco, lo que la hace más eficiente de cara a perdidas y rozamientos y en teoría ligeramente más brusca que una con baño en aceite. El caso es que la teoría se cumple en la practica, aunque parece que el futuro va a ir en este sentido debido a las necesidades de bajar el consumo.

Hemos tenido la oportunidad de probar una unidad del Renualt Megane Sport Tourer con motor 1.5 dCi con este cambio. El modelo en si es un viejo conocido que destaca por su buen acabado general en el interior, con un diseño funcional y un equipamiento muy completo. Su comportamiento dinámico no alcanza el nivel de la versión berlina al disponer de un tarado de suspensiones mucho más blando, detectando mayor balanceo e inclinación de la carrocería en la trazada de curvas o en frenadas, pero que en la practica le convierten en un modelo más confortable para viajes en carretera.

Es muy estable y sobre todo muy agradable de conducir. La dirección asistida eléctrica mejora notablemente al modelo anterior a 2008 que no transmitida ningún tipo de sensación del tren delantero. El habitáculo no es especialmente amplio para ser un familiar, pero teniendo en cuenta que es un compacto familiar no se le puede exigir las cotas interiores de un Renault Laguna, el cual es mucho más recomendable para el que busque mayor espacio con una combinación de confort y eficacia en la carretera notablemente mayor que en el caso del Magane.

Pero sin duda, lo que hace muy especial a este modelo es el cambio. La caja EDC te hace olvidar por completo a una caja manual. Su modo de funcionamiento en modo automático es excelente. En función de nuestro tipo de conducción, selecciona el régimen de cambio más apropiado a nuestro ritmo de uso así como la marca más adecuada. Su reactividad ante la necesidad de par para reducir una o dos marchas para ganar aceleración en caso de necesitarlo es claramente más rápido que la maniobra sobre una caja manual.

En cambio automático, cuando la aceleración es suave, las transiciones de marcha son extremadamente suaves, y casi imperceptibles. Se aprecia el cambio de de régimen en el tablero, pero desde el punto de vista dinámico no existe el más mínimo cabeceo o tirón. Incluso en aceleraciones fuertes o contundentes, la maniobra de cambio es suficientemente rápida para que nunca tengamos la impresión de que pudiéramos hacerlo en modo manual más rápida.

Cuando se pasa a modo secuencial, el uso es delicioso. Lastima de que no haya levas en el volante. No se han incluido al considerar que no son necesarias, pero el uso de la palanca es suficiente. Salvo que pretendamos hacer una maniobra imposible para el algoritmo del cambio, como reducir una marcha cuando estamos en un régimen muy elevado o subir varias marchas cuando el régimen es muy bajo, es decir, algo que ni si quiera nosotros haríamos en un uso manual, en el resto del rango de régimen la velocidad de cambio y la suavidad de transición de marcha nos hace claramente olvidarnos de las vetustas cajas manuales.

Lo mejor de todo, es que ni si quiera hemos hablado hasta el momento del motor, un viejo conocido, el 1.5 dCi, que con este cambio EDC es aún más suave y agradable de utilizar. Tiene una clara mejora de par a bajo régimen, con una buena respuesta a 1250 rpm, inaudito en esta mecánica hasta la fecha en otras variante, y con una fuerte contundencia de empuje pasando las 1500 rpm. Se nota una gran presencia de par hasta las 3250 rpm y un empuje constante hasta las 4000 rpm. Se puede alargar en una aceleración el régimen hasta poco antes de las 4500 rpm. En uso cotidiano y con la caja en modo automático se pueden obtener consumos medios entorno a los cinco litros en un uso mixto. Es un motor que muestra más capacidades dinámicas de lo que a priori puede hacer pensar su potencia.

Realmente un gran avance y sin duda el futuro. Las nuevas cajas de cambio automáticas de doble embrague a pesar de estar aún en el comienzo de su desarrollo, son una clara alternativa a las cajas manuales.

Sigue a Motor Zoom a través de: Facebook, Twitter, iGoogle y con RSS

Pruebas Renault, Pruebas de Automóviles

Comentarios

Usuarios registrados
Conectar

Recuerda mis datos

¿Has olvidado tu contraseña?

Nuevo usuario

¿Eres un nuevo usuario?

Regístrate

¡Haz click aquí para usar tu cuenta de Facebook!

Añade un comentario

Recuerda mis datos

Publica comentario
Encuesta del día
¿Qué coche en tu opinión rueda mejor en una prueba?
Destacados en Facebook
CategoríasPruebas Por Marcas
Páginas Amigas